lunes, 22 de febrero de 2010

Sujetos de alta peligrosidad protegidos por la impunidad


Hace dos días el encabezado de los periódicos fue que el empresario Jean Succar Kuri, pederasta confeso, acusado de violar y prostituir a decenas de niños y niñas mexicanos, podría abandonar el penal de máxima seguridad del altiplano para ser transferido a la penitenciaría municipal de Cancún Quintana Roo, considerada una de las cárceles más inseguras por sus constantes fugas de reos.

Para Alfonso Gabriel García Lanz, Juez del distrito que lleva el caso, el indiciado No es considerado un “Sujeto de Alta Peligrosidad” ; porque, según él, no se presentaron "pruebas periciales contundentes" .

A lo mejor el Sr García Lanz quería ver, con sus propios ojos, las vaginas y anos desgarrados de los niños y niñas abusados por el señor Succar, o la desnudez del cuerpo de los infantes que están siendo abusados que ya están fotos, o que los niños y niñas le repitan las confesiones tortuosas de sus abusos.

No importa que el “señor” Succar se confiese como abusador sexual de niños y niñas, no importan las acusaciones comprobadas de la periodista Lydia Cacho en su libro los demonios del edén, no importan las investigaciones en curso no sólo en este país sino en Estados Unidos que lograron su detención.

Para el sistema judicial de este país, No es peligroso que empresarios y sacerdotes violen, abusen, denigren humillen, comercialicen con los cuerpos y las almas de los niños y niñas mexicanos.
No importa que estos niños y niñas ya no puedan vivir una vida plena
No importa que hayan destruido su estructura física o emocional, destruido sus familias, su futuro, su esperanza.
Eso No es considerado peligroso.


Lo peligroso es levantarse contra el poder, contra el sistema de gobierno que empobrece, que saquea, que humilla y abusa de los más débiles….
Lo peligroso es defender la tierra de quien la trabaja
Lo peligroso es defenderse como comunidad ante el saqueo de las trasnacionales
Lo peligroso es ser pobre
Lo peligroso es ser joven y pobre
Lo peligroso es ser joven y rebelde
Lo peligroso es ser joven y anarquista
Lo peligroso es ser joven sin opciones
Lo peligroso es ir a una fiesta de chavos estudiantes
Lo peligroso es ser niño o niña
Lo peligroso es ser mujer que defiende su dignidad ante sus hijos asesinados
Las peligrosas son las mujeres que claman por sus esposos asesinados en las minas
Lo peligroso es ser indígenas que defienden su tierra y territorio
Lo peligroso es ser defensor de derechos humanos
Los peligrosos son los obreros que defienden su trabajo
Lo peligroso es exigir justicia!!


Ignacio del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo, campesinos defensores de su tierra y dignidad, están condenados a 167 años de prisión en la misma cárcel del altiplano de donde probablemente muy pronto saldrá Succar Kuri.

A los campesinos de Atenco no se les ha permitido, ni de broma, llevar su proceso en la cárcel de Texcoco donde correspondería su jurisprudencia.

La servidumbre del capital (el gobierno en turno), sabe que los peligrosos son ellos
Saben que los verdaderos delincuentes son ellos
Y saben también de lo peligroso que puede volverse un pueblo, pero para ellos mismos, cuando el hartazgo nos rebase.

¿Cuánto vale la vida de un niño, una niña, un joven, una mujer, un campesino para el gobierno mexicano?
Nada

Sr. Calderón, usted ya no gobierna Nada!
Señores diputados, senadores, secretarios de estado, ustedes no gobiernan Nada!

¡Castigo a los empresarios y curas pederastas!
¡Cárcel a los paramilitares y sicarios al servicio del poder!

¡Libertad a los presos políticos del país!

¡Si tocan a uno, nos tocan a todos!
!Viva La Otra Campaña!


* Con dedicatoria especial a Víctor Herrera Govea (joven anarquista preso en el reclusorio Sur de la ciudad de México desde el 2 de octubre)

Chavitoas en La Otra Campaña-DF

Archivo del blog