sábado, 19 de diciembre de 2009

Sobre conflicto innecesario e imprudente al interior de la Otra Una Burocracia llamada Equipo de Apoyo

Una Burocracia llamada Equipo de Apoyo

En un evento realizado hace algo de tiempo en el Estado de México, se presentaron inesperadamente integrantes del que hoy es –o no recuerdo si ya era- “equipo de apoyo” que suponemos son los mismos que los que editan la revista Rebeldía, que es lo que queda del FZ, no para apoyar o ser parte de las actividades, sino para recriminar el uso de imágenes zapatistas, llamando a no volverlo a hacer.

Fue un llamado de atención inusitado en un ambiente en el que muchos otros como nosotros, hemos hecho uso de emblemas que la gente reconoce y acreditan una pertenencia, una identificación, más no una suplantación, impostura o engaño.

He de señalar que como varios de mi colectivo, hemos participado en lo individual de los foros de “Váyanse o los sacamos” y nos ha parecido una discusión interesante y necesaria, no sólo al interior de La Otra Campaña, sino asimismo como una discusión que debe dar la izquierda honesta en nuestro país y el mundo. El problema ha sido quizá que los llamados o las expectativas siempre quedan más allá de lo que realmente

Y por eso llama la atención en primer lugar el método para decir que los iconos que remiten a la lucha zapatista, tienen derecho reservado, esto es, no se llamó a los compañeros que organizan la asamblea del 26 y 27 de diciembre para disuadirlos de no seguir usando las imágenes, sino que fueron denunciados de manera pública (Ver el comunicado de la página de Enlace Zapatista con fecha 10 de Diciembre, y La Jornada del 12 de diciembre) como se ha hecho con priistas, panistas, perredistas, el gobierno. El mismo texto (comunicado del “Equipo de Apoyo a la Comisión Sexta” del 10 de Diciembre de 2009) los llama mentirosos y los equipara con las mentiras que difundió La Jornada sobre una supuesta rendición de las Juntas de Buen Gobierno.

La denuncia no para ahí. Amenaza con que pronto se erigirá un tribunal o algo que se le parezca ya que se usa “impunemente” las imágenes. Esto es que no le bastó a esos compañeros de la comisión de apoyo hacer una denuncia de compañeros que son también de La Otra Campaña comparándolos con priistas, perredistas, panistas, del gobierno de Sabines, con paramilitares, sino que anuncian que además actuarán –o ya lo hacen- como un comité inquisidor, que de hecho eso ya lo es desde el momento que anuncian que hay patente registrada para el uso de imágenes.

La denuncia, el señalamiento, la descalificación, la censura que se ejerce se hace tras el escudo de que es la visión “oficial” de La Otra Campaña, pues en un manejo enredado del lenguaje se dice que se preguntó a los compañeros zapatistas y que ellos dijeron que su imagen fue usada sin que fueran consultados, creándose una falsa idea de que se apoya la asamblea de Váyanse rematando que “No sólo…. NO se participa de esa convocatoria, sino que no se tiene nada que ver con ella”, además de que el balazo de la nota de Bellinghausen del 12 de diciembre orienta hacia la misma idea: Zapatistas rechazan participación en convocatoria del foro ¡Váyanse o los sacamos!

Varias preguntas surgen de inmediato

1. ¿Es lo mismo el “Equipo de apoyo a la Comisión Sexta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional” que la Comisión Sexta, que las comunidades zapatistas, que las juntas de Buen Gobierno, que La Otra Campaña? ¿Es el “equipo de apoyo” vocero oficial de alguno de los mencionados, de todos o de ninguno?

2. ¿Dónde está normado el uso de las imágenes zapatistas, cuales son los iconos que si se quieren usar se debe pedir permiso o autorización, y a quién o con quién se hace ese trámite?

3. El comunicado del “Equipo de Apoyo” tiene dos partes, una que informa y otra que señala, denuncia, censura, descalifica, ¿Dónde empieza la información de las comunidades, donde acaba. De quién son las opiniones de descalificación?

4. ¿Dónde tiene su fundamento la existencia del “Equipo de apoyo”, cuál es su papel, por qué son los que manejan la información de Enlace Zapatista, deciden su contenido, orientan, censuran, autorizan o desautorizan eventos de colectivos, organizaciones, aparecen o desaparecen informaciones?

5. ¿Es esa la nueva forma de hacer política a la que llama la VIDSL, ese es el trato que se debe establecer entre compañeros?

A riesgo de ser tan o más subjetivo que la comisión de apoyo, me arriesgo sin involucrar a nadie más, a hacer las siguientes especulaciones:

- El comunicado de marras tiene por objeto frenar, obstaculizar, boicotear y hasta impedir que se realice la Asamblea a la que se convoca el 26 y 27 de diciembre en el Che Guevara. Casi se está diciendo que no es una actividad “oficial”, bendecida o autorizada por el equipo de apoyo

- La denuncia del uso de las imágenes y de las siglas del EZLN, es sólo un pretexto para desatar una campaña de descalificación y de censura hacia una expresión política que se ha venido desarrollando al interior de La Otra Campaña, y que escapa al control del “equipo de apoyo” que no dice de frente que no está de acuerdo en lo que esa expresión ha venido planteando

- Con ello el “equipo de apoyo” se intenta consolidar como una burocracia que controla, orienta, decide por otros, estos, ellos si pretenden suplantar otras voces

- Además, la denuncia que se hace de compañeros contra compañeros, lo único que provoca es que se ahonden y privilegien las diferencias políticas lo que deja lastimada a una parte que se ve agredida por otra que se superpone, usando la infraestructura y la aparente imagen de ser la voz “oficial”, “autorizada”

Se puede salvar ese escollo hablando, escuchando al otro y acordando. La Otra Campaña no puede ser minada o mermada bajo diques o bloques políticos o ideológicos que se levanten de una u otra parte.

Manuel Cervantes Cortés, como adherente en lo individual

Diciembre, 2009

Archivo del blog